Seguro que alguna vez has pensado hacerte la foto o vídeo del verano bajo el agua. Si tienes un teléfono móvil waterproof, piénsatelo dos veces antes de lanzarte con él a la piscina o el mar. Y es que, aunque muchos fabricantes de teléfonos móviles destacan entre sus prestaciones que es “sumergible”, realmente pocos cumplen con esta condición. De hecho, sigue siendo un quebradero de cabeza para las compañías.

 

Que un móvil cuente con el distintivo “waterproof” lo único que garantiza es que ha superado las pruebas pertinentes que acreditan que puede resistir salpicaduras o entrar en contacto con agua de forma accidental y momentáneamente, pero no para que sea sumergido prolongadamente.

 

Sin embargo, muchas marcas se aprovechan de esta distinción e intentar captar más clientes asegurando que sus teléfonos móviles son sumergibles. Uno de los casos más polémicos, ha sido la reciente campaña publicitaria de Samsung que ha despertado muchas críticas por considerarla engañosa. En ella, se mostraba dispositivos Galaxy en el fondo del mar o flotando en una piscina, mientras que los peligros de usar los teléfonos en el agua o que la garantía no cubría los desperfectos derivados de este uso, aparecían solo en letra pequeña.

 

Cuidado con la letra pequeña de los teléfonos sumergibles

La mayoría de fabricantes intentan promocionar teléfonos móviles que pueden sumergirse en el agua sin romperse. Pero estas promesas suelen tener una letra pequeña.

Para que un teléfono móvil sea sumergible todos los conectores deben estar bien sellados con tapas. Además, hay que tener en cuenta, que normalmente las pruebas de resistencia se realizan en agua potable y los resultados pueden variar con el agua del mar.

Una cosa es que el teléfono pueda sumergirse sin romperse y otra muy distinta que pueda usarse bajo el agua. Así que, aunque realmente sea resistente al agua, nunca pulses ningún botón físico, ya que podría filtrarse líquido en el interior y estropear el teléfono.

 

¿Qué hacer si se moja el móvil?

Lo malo de los accidentes es que ocurren. Te lanzas a la piscina con el móvil en el bolsillo, derramas una copa sobre tu teléfono mientras cenas, se te cae dentro del WC… que no cunda el pánico estos cinco trucos te ayudarán a intentar recuperar tu teléfono.

Aunque tu móvil quede empapado, no todo está perdido. Hay cosas que puedes hacer para evitar que deje de funcionar:

Consejos para secar tú móvil:

  1. ¡Sácalo del agua !

Sácalo lo antes posible del agua. Para que vuelva a funcionar vas a necesitar ante todo suerte. Siempre será más fácil si se caído en agua dulce que en la del mar.

  1. No lo enciendas

Si después de mojarse se ha apagado, no lo enciendas, puedes provocar un cortocircuito y fundir algún componente.

  1. Llévalo al servicio técnico

Pide ayuda al servicio técnico. No mientas una excusa para justificar que haya dejado de funcionar. Muchos teléfonos incorporan en su interior una pegatina que cambia de color cuando se moja. Si esto ocurre, la reparación no estará cubierta por el servicio de garantía.

En Móvil Express, contamos con el mejor departamento técnico para poder recuperar tu móvil. Te damos el mejor servicio con la mejor de las garantías.